VERONE lanza un plan de suscripción de joyas a 29€ al mes para adaptarse a las necesidades post-Covid

Parece que un nuevo mundo ha vuelto a nacer tras superar los primeros efectos del COVID 19. Si hace unos años ya se ponía en relieve la necesidad de adaptarnos a un consumo más responsable, la pandemia lo ha acabado de confirmar. Cada vez más demandamos propuestas de consumo sostenible y la startup VERONE ha nacido para ir un paso más allá, ofreciendo joyas de alta calidad por suscripción. La compañía española ha lanzado un nuevo plan a 29 euros al mes que pretende acercar un modelo responsable con el medio ambiente a sus usuarios y hacerlo mediante un precio adaptado a la "nueva normalidad".



Los planes de suscripción que se adaptan a ti


El nuevo plan de suscripción a 29 euros permite a los usuarios alquilar una joya al mes por un valor máximo de 500 euros. El procedimiento es simple: te registras en su web, accedes al catálogo online y, en un click y menos de 72 horas, recibes tus joyas. Además, cuentan con envíos y devoluciones gratis, un seguro anti robo y la garantía de desinfectar las joyas mediante un proceso de limpieza por ultrasonidos. Otra de las múltiples ventajas que ofrece la plataforma es que sus suscriptores nunca estarán sin joyas, pues el mismo repartidor que hace la entrega de las nuevas joyas, se lleva las que ya han disfrutado. Actualmente VERONE tiene activos otros dos planes, uno a 49 euros al mes - que incluye el alquiler de dos joyas por un valor máximo de 1.000 euros- y otro a 69 euros- que ofrece hasta tres joyas por un valor máximo de 1.500 euros-. 




Un modelo sostenible en expansión 


VERONE es un concepto pionero no solo en España sino en Europa, con el que sus fundadores quieren poner al alcance de los usuarios piezas con personalidad que permitan a los usuarios disfrutar de un modelo de consumo responsable compatible con la moda y las tendencias. Luis Feliu de la Peña, CEO de la compañía afirma que “la situación post-Covid nos ha hecho ver que el ritmo de vida que llevamos no es sostenible. En la industria de la moda impera el modelo del fast-fashion basado en generar residuos y agotar los recursos del planeta. Compañías como VERONE demuestran que es posible un nuevo modelo de negocio con el que podamos renovar las joyas, seguir las tendencias y hacerlo de manera responsable”.