Los beneficios del modelo de suscripción

Nos enfrentamos a una nueva era liderada por los nativos digitales. Los cambios de hábitos de consumo indican que los ciudadanos de este nuevo periodo valoran la variedad y el servicio, realizan gestiones online y son atrevidos pero al mismo tiempo exigentes. El modelo de suscripción es una de las tendencias que pretende conquistar el mundo, basado en un desarrollo sostenible y en el que pierde fuerza el concepto de propiedad. Según los datos del Observatorio Cetelem en 2019 el 36% de los encuestados afirmaban tener algún tipo de suscripción. En el sector de la moda, cada vez son más las firmas que se suman a la práctica del alquiler de productos mediante suscripción. Cuando hablamos de moda seguramente pensamos en ropa, pero en otros sectores como el de la joyería, ya se están poniendo en marcha este tipo de modelos, como por ejemplo VERONE, uno de los principales actores en impactar en el mercado europeo.

Aquí tienes algunos de los beneficios de alquilar joyas y complementos por suscripción:

1. Acceso a piezas y marcas premium que antes no te podías permitir. Con la expansión del modelo por suscripción, llega la democratización del lujo. Pagando una cuota mensual al mes, se puede acceder a piezas y firmas que antes estaban sólo al alcance de unos pocos.


2. Posibilidad de vestir piezas que sean tendencia. Como sabemos, las tendencias son fugaces y están en continua evolución. Gastamos mucho dinero en productos que, tras usarlos unos meses, ya no nos gustan tanto como antes e incluso los olvidamos en un rincón de nuestra casa. Con el modelo de suscripción, se puede acceder a todas las tendencias e ir renovando nuestras piezas según las tendencias del momento. 


3. Consumo responsable como forma de vida. Otro de los grandes beneficios que supone el modelo por suscripción es colaborar con el medio ambiente, pues al alquilar productos estás ayudando a reducir el exceso de residuos y aprovechando toda su vida útil. Además, se evita almacenar objetos en casa y se puede usar ese espacio para depositar otras cosas.


4. Usar y renovar, no poseer. Los consumidores son cada vez más susceptibles a los cambios, ven en el modelo de suscripción una oportunidad para experimentar y encontrar lo que realmente les gusta y les sienta bien. Con VERONE, además, cuando las joyas queden descatalogadas se podrán adquirir mediante la venta de segunda mano a precios muy asequibles como otra forma responsable de consumir.


5. Adiós al límite de permanencia. Si bien es cierto que tradicionalmente este tipo de modelo ha estado supeditado a límites de permanencia y a la “letra pequeña” de los contratos, las marcas han descubierto que la libertad de los consumidores de elegir lo que quieren es precisamente lo que les ayuda a retenerlos, y no lo contrario. Los nuevos modelos de suscripción pretenden romper la barrera a ese miedo mejorando la experiencia del usuario y adaptándose a sus necesidades.